Flipped ClassroomLecturasProyectos de aula

Diseño y aplicación de la “flipped classroom”.

"Más allá de la simple incorporación tecnológica en los centros educativos (...), el debate de fondo se encuentra en encontrar una verdadera renovación metodológica y una transformación educativa que permita estar a la altura de las circunstancias de la sociedad actual".

La apuesta por la aplicación y desarrollo del enfoque pedagógico de la clase inversa lleva consigo una serie de decisiones que no solo afectan a la didáctica del contenido per se, sino que además supone una alteración del concepto de enseñanza, pasando de la transmisión directa como epicentro metodológico a un docente no solo capacitado conceptualmente, sino que además se le requieren competencias de creación, selección, curación y colaboración que redundará en el enriquecimiento del aprendizaje de sus alumnos.

El Proyecto para la Incorporación de la Clase Inversa (PICI) es la base del libro “Diseño y aplicación de la flipped classroom” (Editorial Graó), coordinado por Miguel Ángel Prats, Jordi Simon y Elena Sofía Ojando, en donde se aportan experiencias de aula tanto de Educación Primaria como Universitaria, acercadas al lector gracias al trabajo de Xavier Ávila, Núria Cervera, Carolina de Gritos, Eva Martínez, Antoni Miralpeix, Anna Pérez y Bernadette Perdigués. El prólogo ha sido desarrollado por Miquel Martínez, quien da una argumentada justificación de que flipped classroom puede contribuir al desarrollo de un aprendizaje de calidad. Todos ellos presentan sus aportaciones siguiendo un modelo homogéneo de creación, teniendo como siempre como referente el soporte didáctico y pedagógico de la taxonomía de Bloom que se presenta para justificar las distintas tareas o actividades trabajadas en el aula.

La publicación está compuesta por seis bloques o capítulos que constan de:

  1. En el primero de ellos se ofrece una descripción sobre la clase inversa, tratándose su flexibilidad y adecuación con otras pedagogías emergentes. Se insiste, no solo aquí sino a lo largo del libro, en que la verdadera innovación debe comenzar por un planteamiento metodológico. Teniendo en cuenta este punto, el modelo de la clase inversa se presenta como una alternativa para optimizar el tiempo de aula, potenciando las relaciones entre docentes y alumnado a la vez que facilita la diferenciación y la personalización en el aprendizaje. Esto puede llevarse a cabo planteándonos el porqué en vez del cómo: “Todavía educamos a nuestros estudiantes sobre la base del calendario agrícola, en un escenario industrial y les decimos que viven en una edad digital” (Paige, 2000). Además, se ofrece un paradigma de la escuela del siglo XXI, destrezas de los alumnos en el futuro y hacia dónde deben caminar las escuelas para avanzar en este aspecto: propósito educativo, aprendizaje basado en el conocimiento de cómo aprenden las personas, evaluación de mecanismos para la orientación del aprendizaje y, finalmente, una escuela autónoma y abierta.
  2. En el segundo capítulo, se nos invita a reflexionar sobre los nuevos roles que tanto alumnado como docentes adoptan al aplicar flipped classroom en sus aulas. Se desarrolla un análisis muy detallado al respecto dividiéndose en tres subcapítulos: los profesores, los alumnos y las familias. En líneas generales, el profesorado adquiere un papel de creador y facilitador de contenidos, capaz de gestionar el aula con diversas técnicas o agrupamientos que favorezcan la puesta en común, el trabajo colaborativo y responsabilizar al alumnado en su aprendizaje mediante la coevaluación y la autoevaluación. Por lo tanto, se requerirá de una formación previa tanto en el ámbito pedagógico como en el de instrumentos, en el que las herramientas y recursos digitales juegan un papel complementario que ayudan a optimizar la implantación de la clase inversa. En lo referente a los alumnos, se ilustra la escala de Prensky que refleja los distintos niveles de coasociación de los alumnos, de los que dependerán en gran medida el éxito del modelo entre los estudiantes. Finalmente, las familias juegan un papel esencial en la apuesta por el enfoque de la clase inversa. Su implicación debe pasar por proporcionar un espacio en el que los alumnos puedan acceder al contenido, ser conocedores de los recursos que usarán los estudiantes para trabajar los vídeos (ordenadores, tabletas…) así como la conexión necesaria a la red. Las familias deben conocer que en flipped classroom existen dos espacios de trabajo: autónomo en casa y grupal en clase con la guía del profesor.
  3. En el capítulo siguiente se centra en las experiencias de aula en las que la clase inversa ha sido la propuesta metodológica elegida. No obstante, no ha sido la única en trabajarse, sino que la mayoría de ellas se han combinado con ABP, Gamificación o Aprendizaje Basados en Retos. Considero muy acertado acompañar cada experiencia con la visualización de las habilidades cognitivas trabajadas, las competencias clave desarrolladas en cada una ellas y el desarrollo de todo el proceso. Se nos presentan experiencias magníficas como:
    1. La organización de un viaje por Europa (Escuela Virolai),
    2. La elaboración de un cancionero en un proyecto colaborativo entre los alumnos de quinto de primaria de la Escuela Collaso y los alumnos de Magisterio de Blanquema. El producto final fue un concierto en el compartieron lo creado y aprendido.
    3. Una apuesta por darle a la Estadística un uso real para los alumnos calculando sus propias calificaciones llevado a cabo entre Jesuitas Gràcia-Escuela Kostka,
    4. Contenido creado por los propios alumnos de 6 Primaria de la Escuela Virolai para explicar, compartir y difundir la Edad Moderna dándole un ámbito interdisciplinar al proyecto, convertir la escuela en un museo usando realidad aumentada, códigos QR…etc en el que dos grupos de estudiantes se unen al proyecto para plasmar en el colegio lo aprendido usando sus móviles y tabletas
    5. La propia escuela es el punto de partida, el elemento motivador sobre el que los alumnos de la Escuela Collaso i Gil abran el colegio a la comunidad para compartir recursos creados por los estudiantes y que ayuden a conocer un poco más el entorno sociocultural de la ciudad. ¿Cómo? La creación de un museo virtual en el centro usando herramientas digitales que acercará la Historia a los visitantes.
    6. Tomando como referencia Wikipedia, los alumnos de la Facultad de Psicología, Ciencias de la Educación y el Deporte Blanquema (Universidad Ramón Llull) llevan a cabo un proyecto de investigación y de selección de contenido para que los estudiantes curen contenido que les servirá para publicar artículos en Wikipedia. Este recurso de aprendizaje contribuye además a que los alumnos tomen conciencia del derecho de autor, siguiendo los requisitos de dicha web.
    7. La elaboración de un cancionero partiendo de composiciones creadas por los alumnos a los que posteriormente se les añadirá música y será interpretado en un concierto final. Esta iniciativa fue desarrollada por la Faculta de Psicología, Ciencias de la Educación y el Deporte Blanquema (Universidad Ramón Llull).
    8. En esta experiencia se nos presenta la apuesta de la Facultad de Psicología, Ciencias de la Educación y el Deporte Blanquema por ofrecer a sus estudiantes herramientas de creación de materiales didácticos digitales para implantar la clase inversa tanto en casa como en la universidad. El PICI fue la excusa perfecta para atraer también a otras escuelas que estaban interesadas en el enfoque de la clase inversa y en el que los estudiantes tuvieron un papel fundamental ya que fueron ellos quienes ayudaron a que fuese posible. Algunos recursos aquí o aquí.
    9. La clase inversa también tiene su presencia en la didáctica de las matemáticas, concretamente el sentido numérico y los sistemas de numeración. Los alumnos de 3er curso del grado de maestro de educación primaria de la Universidad Ramón Llull desarrollaron esta experiencia en tres fases: comprensión del sistema de numeración decimal mediante presentación, ampliación, experiencias y comprensión de los contenidos, análisis de una práctica escolar desde la perspectiva de una maestra experta vinculando contenidos con experiencias de los niños para pasar a un proyecto basado en retos y, finalmente, una evaluación multidimensional del aprendizaje con todas las partes del proceso implicadas.
    10. Finalmente, se concluye con la experiencia de una asignatura de usos didácticos de Internet: “Diseño, realización y evaluación de una sesión flipped classroom” de la Universidad Ramon Llull. En este caso la actividad tuvo un desarrollo de investigación sobre el tema, diseño de realización de la sesión didáctica de acuerdo con el modelo flipped classroom y la evaluación multidimensional del aprendizaje: autoevaluación individual, autoevaluación grupal, evaluación grupal de las exposiciones y evaluación del docente.

El libro concluye con una serie de herramientas y recursos para invertir la clase; además de una guía visual para invertir la clase con infografías que nos pueden ayudar en términos del trabajo autónomo (el espacio individual) o el trabajo en clase (espacio grupal), atendiendo este último a la cohesión de los grupos, gestión y evaluación de lo realizado en el aula.

A modo de conclusión, Diseño y Aplicación de la Flipped Classroom es una publicación que aporta más evidencias objetivas tras implantar la clase inversa en los niveles de Educación Primaria y Universitaria. Sin duda alguna, la justificación y el marco teórico del enfoque es muy necesario, sobre el que se sostienen tanto las magníficas experiencias aquí reflejadas como tantas otras que demuestran que el punto fuerte de flipped classroom es lo que el profesor es capaz de hacer dentro del aula, guiando a sus alumnos a que transformen su propio aprendizaje.