Proyectos de aula

Nos hemos sumado a #Humanizando16

Me pareció una fantástica iniciativa desde un primer momento. Siempre me he considerado “de letras”, transmito mis emociones con mis alumnos haciéndoles partícipes de nuestros logros, éxitos, fracasos y superaciones. El día 8 de junio ha sido idóneo para invitar a mis alumnos a que sientan la creatividad, la reflexión, el realismo o la imaginación junto con otros centros en España; un día en el que hemos reivindicado la presencia de las Artes y las Humanidades en el proceso de aprendizaje del alumnado. Nos hemos sentido por un momento como el señor Keating en “El club de los poetas muertos”, quien, conocedor del verdadero aprendizaje, actuaba como guía con sus alumnos para que conociesen y valorasen unos contenidos que, contextualizados, tienen mucho más valor.

Y lo hemos llevado a cabo en la materia de Latín, con 4ESOB. Nos hemos dirigido a la Iglesia San Juan Bautista de mi ciudad, Vélez-Málaga, que se encuentra a escasos metros del colegio y nos hemos situado en frente del pórtico principal en el que se puede leer “Domus mea domus oration’s est“. Siempre he intentado transmitirles que el Latín es mucho más que una lengua clásica (no está muerta), define nuestra civilización y nos trasladan  a épocas antiguas que justifican nuestro presente cultural, social y lingüístico. Nada más salir del colegio, los estudiantes ya se miraban entre sí, sorprendidos y susurraban: “Pero si al final va a ser verdad. ¿Latín en la calle?” Nos ubicamos justo en frente de la fachada, escribieron la frase y se distribuyeron en grupos, los mismos con los que trabajamos en clase. Y comenzaron a analizar la frase, al tiempo que iban y venían para asomarse a la inscripción y asegurarse de que todo iba bien. Mientras tanto, los vecinos de la zona pasaban perplejos y una señora nos preguntó que qué hacíamos escribiendo esa frase todos juntos.

[vc_single_image image="894" alignment="center" border_color="grey" img_link_large="yes" img_link_target="_blank" img_size="large"]

Una vez que cada grupo hubo terminado, volvimos al lugar donde empezamos para hacer una valoración en grupo de lo aprendido, reflexionar sobre la actividad y sobre lo que las Humanidades significan para ellos; qué papel tendrá en su vida tanto personal, académica o profesional.

Ha sido una fabulosa oportunidad para situar a mis alumnos dentro del contenido, ya que les ha servido para darle sentido a lo que han adquirido, dotándole de un valor cultural y personal innegable y, lo mejor aún, imborrable.

Gracias a Antonio Calvillo y Quique Ibáñez por esta magnífica iniciativa que, esperamos y deseamos, tenga su siguiente edición en #Humanizando17.