Flipped ClassroomFormación y ponencias

¿Cómo animar a profesores a hacer flipped?

El enfoque flipped classroom encuentra su verdadero potencial en las dinámicas de aula que se pueden desarrollarse debido a la optimización del espacio grupal. Generalmente, no disponemos de todo el tiempo de clase que nos gustaría para poder trabajar los contenidos, competencias y evaluación formativa necesarios para la implantación de metodologías activas. Es por ello, que al desplazar parte conceptual de la clase, nos queda un valiosísimo tiempo en el que invertir para la dinamización de tareas o actividades, grupales o individuales, en la que trabajemos las destrezas cognitivas de orden superior.

En este sentido, debemos contar con la Tecnología para no solo trasladar dichos contenidos, sino que añadiremos preguntas a los vídeos creados con el fin de enriquecerlos y poder explotar todos los beneficios que ello conlleva. De ahí que sea sumamente importante el hecho de que debemos saber preguntar; preguntas que vayan escalando desde las LOTS hacia las HOTS, y que lleven al alumno a la reflexión, a la investigación o la metacognición. En definitiva, perseguimos que los que estén al frente del aula sean los propios alumnos, convirtiéndoles en expertos de su propio aprendizaje. Ello será posible gracias a que podrán compartir sus dudas y conocimientos en clase, construir destrezas en colaboración o pensamiento crítico. Ello puede conseguirse con el flipped learning.

La clase inversa necesita de más tiempo y preparación para conseguir encontrarse con las herramientas o recursos digitales apropiados. El punto de partida para comenzar no es tanto la planificación para la creación o diseño de vídeos, ya que la red nos ofrece la posibilidad de acceder a ellos y usarlos. Sin embargo, los profesores que hemos optado por hacer del flipped classroom un recurso en nuestros procesos de enseñanza-aprendizaje, hemos decidido crearnos nuestros propios vídeos por una sencilla y sensata razón: nuestros alumnos quieren ver y oir a su profesor, en otras palabras, la clave es la relación que se produce y que los alumnos reciban contenidos personalizados por un docente.

Es por ello que hay muchos docentes que les gustaría comenzar a invertir sus clases, pero necesitan de alguien que les guíe en su centro y que se sientan acompañados en el proceso. Son profesores que han recibido una formación flipped y que no se han decidido comenzar por sí solos, bien por la razones de inseguridad, miedo o porque, simplemente, no se encuentran cómodos grabando bien su voz o su imagen.

¿Eres un profesor que ya está aplicando flipped classroom en tu centro? ¿Hay compañeros o compañeras que sienten curiosidad por el modelo y aún no se han atrevido a dar el paso? A continuación te dejo una serie de ideas que pueden servirte para empujar o motivar a tus compañeros para comenzar a implantar flipped classroom:

  1. Habilita un espacio en tu centro. Puede ser cualquier aula en la que los profesores puedan pasarse para diseñar, crear o grabar sus vídeos sin que sea nada establecido por horarios o cursos.
  2. Motiva a los compañeros a traer ideas. Si van a asistir o han asistido a un taller sobre flipped classroom, diles que compartan lo que han aprendido a la vez que acudan a dicha reunión con un vídeo como idea para crear con los compañeros. Actúa como ayudante o guía para destacar los beneficios del la clase inversa.
  3. Anímales a crear el primer vídeo. Después de ello, nada que mejor que lanzarles el reto de “¿Qué tal si creamos un vídeo nosotros mismos?” De nuevo, tu ayuda les dará seguridad, les reforzará y saltaréis la brecha tecnológica y digital.
  4. Los alumnos pueden crear los vídeos. Seguro que conoces estudiantes que tienen excelentes destrezas en la creación de vídeos. Sería buena idea pedirles la creación de un vídeo como producto final de un proyecto y servir para enseñar a otros compañeros o compañeras. Los profesores pueden usarlo primero para enriquecerlos. Así, pueden animarse a crear los suyos propios.
  5. Ofrécete para resolver dudas. Del mismo modo que han mostrado interés y voluntad por aprender, no dejes de ayudarles en las dudas que, seguramente, van a surgir. Dudas de todo tipo y que responderás con cercanía para que no se sientan “abandonados” en su proceso de aprendizaje.
  6. Haz los vídeos con otro compañero. Haz posible que compañeros del mismo Departamento o materia trabajen juntos. En este sentido, el producto trabajado de un modo colaborativo entre expertos en la materia y de distintas etapas educativas con el fin de alinear las preguntas que los estudiantes de distintos cursos vayan a responder.
  7. Hazlos simples y fáciles. Creo que esto es lo más importante. Existen vídeos estupendos de profesores que usan distintas técnicas (mano alzada, croma key…), pero no debes permitir que te intimiden. En muchos casos, añadir tu voz a una presentación es suficiente. Insisto: hazlos simples y fáciles.
  8. Comparte redes profesionales de aprendizaje. Puedes hacer la función de embajador de tu centro: difunde y da a conocer las distintas redes profesionales de aprendizaje que existen. The Flipped Classroom o la comunidad FlippedEABE en Google+ son dos referentes nacionales para conocer experiencias, herramientas, reflexiones…etc.

¿Te animas a animarles? Te dejo la siguiente infografía que resume lo desarrollado en esta entrada.

[vc_single_image image="6967" img_size="850x500" alignment="center"]