ColaboraciónFlipped Classroom

Jornadas #PRODIG y centros digitalmente competentes

Son varios los elementos que pueden enriquecer y optimizar el desarrollo y crecimiento de un centro educativo, teniendo en cuenta aspectos tan esenciales como los procesos de enseñanza-aprendizaje, organización, colaboración y comunicación. Para ello se hace necesario que los agentes que desarrollen dicha mejora adquieran una serie de habilidades o destrezas que les haga competentes en el uso de determinadas herramientas. Por lo tanto, estamos hablando de añadir a nuestra mochila docente una formación que vaya más allá de la mera información y que transcienda en transformación.

Y eso es precisamente lo que la Junta de Andalucía pretende con el desarrollo del ambicioso Programa #PRODIG en nuestra comunidad: acompañar y formar a los centros educativos en el camino hacia esa transformación, permitiéndoles convertirse en organizaciones educativas digitalmente competentes. Y es ese término el que considero clave: “organizaciones educativas” que adquiere un nuevo sentido, más adecuado a la realidad sociocultural en la que estamos inmersos. Organizaciones que se retroalimentan, nutren y crecen no solo desde un plano analógico, sino que además engloba a las redes digitales tanto personales como profesionales de aprendizaje, capaces de enriquecerse y de beneficiarse de otras buenas prácticas. Así pues, una organización expande su presencia física gracias a su presencia en la red, favoreciendo la comunicación y colaboración no solo entre los Equipos Docentes, sino que además con familias, alumnado y Administración Educativa.

Hace unas semanas recibí la invitación por la parte de Innovación Educativa de la Junta de Andalucía para participar en las distintas sedes en donde se iba a presentar el Programa #PRODIG a lo largo de toda la comunidad. Concretamente, he tenido la oportunidad de asistir a las celebradas tanto en Córdoba como en Jerez de la Frontera para compartir mi experiencia de aula sobre flipped learning. Para ello, se planteó un formato distinto para que se contribuyese a una mayor participación de los docentes asistentes mediante el visionado de un vídeo previo y que sirviera de punto de partida para un debate-coloquio sobre este enfoque metodológico. Teniendo los procesos de enseñanza-aprendizaje como telón de fondo junto con las metodologías activas, compartí mesa en ambas sesiones con otros docentes que expusieron su experiencia en ABP (Manuel Jesús Fernández), STEAM (Mar Serón), Gamificación (Manuel Sánchez Montero), el papel de las redes sociales en el centro (Virginia Capilla), STEM, robótica y programación, entre otros.

Entre las ponencias, me gustaría destacar las magníficas y cercanas experiencias de digitalización en centros compartidas tanto por Luis Miguel Iglesias como Delia Dumitru, quienes evidenciaron que sí es posible la mejora tanto en productividad como comunicación en la gestión de centros a través de la herramientas como iSeneca o iPasen. Además, resaltaría las fantásticas intervenciones tanto de Adela Camacho como de Virginia Capilla sobre el uso de las redes sociales en los centros educativos, la figura del community manager o algunos ejemplos de la presencia de su centro en las redes (IES Las Lagunas en Mijas, Málaga) para acercar, visibilizar y compartir experiencias con toda la comunidad educativa.

Sin duda, un proyecto que apuesta por una mejora integral de los centros andaluces participantes y que trabajarán para mejorar en aspectos tanto administrativos como educativos. La masiva aceptación y asistencia del colectivo docente a las jornadas ha supuesto un éxito de convocatoria que traza una hoja de ruta para una progresiva adaptación del profesorado tanto para enriquecerse metodológicamente, como adquirir habilidades que les hagan crecer en su marco de competencia digital docente para un óptimo y continuo desarrollo profesional.