Flipped ClassroomFormación y ponencias

IV Convención Internacional Flipnet.

Este fin de semana ha tenido lugar en Roma la celebración de la IV Convención Internacional Flipnet. He tenido la gran satisfacción de ser invitado como ponente extranjero para justificar y compartir mi experiencia de aprendizaje con mi alumnado. Concretamente, he centrado mi intervención en compartir el ABP que desarrollamos en 1ESO sobre el castillo de Warwick.

Tras la recepción de los asistentes, Maurizio Maglioni (presidente de la Asociación Flipnet en Italia) inauguró las jornadas con un mensaje inequívoco y directo: el cambio hacia aprendizajes activos debe desarrollarse con metodologías activas y todo ello tiene como agente principal a los docentes, a quienes les propone la autoformación como comienzo para enriquecer su proceso de enseñanza. Paralelamente, hizo hincapié en la adquisición de las competencias clave y poner énfasis en ellas a la hora de diseñar o proponer diferentes propuestas o rutas de aprendizaje, con las que el alumnado pueda asociarlas a su entorno tanto social como académico.

Daniela Di Donato fue la encargada de abrir la mañana. Su intervención fue especialmente emotiva ya que desarrolló un magnífico trabajo realizado con su alumnado de secundaria, quienes estuvieron acompañándola durante su intervención para ofrecernos una visión personalizada y única de cómo su aprendizaje es más profundo y significativo tras haber trabajado desde el prisma del aprendizaje inverso. Mediante un Thinglink, cada uno de ellos comentaba y valoraba una actividad, tarea o producto creado en un ambiente grupal heterogéneo y abierto en el que todos los recursos estaban al alcance de los estudiantes para ser usados en función de la propuesta trasladada por su profesora. Al finalizar, todos los alumnos rodearon a su profesora, dándole las gracias por todo lo que les ha transmitido y enseñado a lo largo de los últimos tres años. Como anécdota, una estudiante expresó que ojalá el año próximo sus nuevos profesores también usasen la misma metodología.

Después fue el turno de Alessandra Rucci, Directora del IIS Savoia Benincasa di Ancona. Su centro es uno de los que ha adoptado el enfoque flipped learning como principio para el desarrollo de metodologías activas, a las que se ha enriquecido con aprendizaje cooperativo y una revisión profunda de la evaluación. Además, ha evidenciado fantásticos proyectos que ha justificado como esenciales para que una verdadera innovación a nivel de centro sea fructífera y exitosa. Como ejemplo, una nueva y radical concepción de los espacios que visualice realmente los lugares que el alumnado tenga que usar para realizar determinadas tareas, ya sean individuales, grupales, momentos de socialización…etc. Como Alessandra citó: “La flexibilización y la optimización del espacio de aula también hacen posible el aprendizaje inverso”.

Llegó el turno de Darío Ianes, profesor de Pedagogía y Didáctica Especial de la Universidad de Bolzano. Su amena y cercana intervención se centró en trasladar a los asistentes la necesidad de concebir el aula como un lugar en el que todos y todas aprenden, independientemente de los ritmos y habilidades que nos encontramos en clase. Justificó la aplicación del aprendizaje inverso para poder trabajar la inclusión en los procesos de aprendizaje de los estudiantes. Reiteró en varias ocasiones la necesidad de concebir el espacio grupal como un lugar en el que todos aprenden de todos, dado el marcado y fuerte carácter socializador del entorno escolar. Separar a alumnos es sesgarles su educación íntegra, a la que no solo se debería relacionar con la superación de contenidos; algo que aún sigue vigente en términos generales. Para ello, el aprendizaje cooperativo y sus variadas y estupendas dinámicas harán posible que todos los alumnos asuman roles, vean crecer su autonomía y se sientan integrados e integradas dentro ese grupo socio-educativo que es el aula.

A continuación, Marika Toivola comenzó su intervención como ponente extranjera. Es una especialista en evaluación formativa, cuya investigación ha sido publicada por la Universidad de Hensilki. Además, es autora del libro “Flipped Learning in Finland” en el que recoge sus conclusiones tras el análisis tanto de flipped classroom y flipped learning. Marika compartió el concepto de corregulación de la evaluación, inspirado en el Diseño Universal de Aprendizaje. Con ello, pretendía compartir con nosotros la necesidad de concienciar a los docentes de que también hay que cambiar el qué y el cómo evaluar para que el proceso de evaluación sea lo más enriquecedor y objetivo para el alumnado. “Solo así podrán producirse aprendizajes significativos”, sentenció.

Finalmente, fue mi turno. La primera parte de mi intervención fue una justificación del enfoque de la clase inversa y sobre cómo el tiempo de aula se enriquece no solo por las magníficas relaciones que se crean, sino por la riqueza de los aprendizajes creados al poder estar más “cerca” de mi alumnado. Para ello, insistí en que la adquisición de los contenidos no debe ser la meta de las propuestas de aprendizaje, sino que los docentes deberíamos hacer escalar a nuestro alumnado, para que pase de ser receptor pasivo a productor activo: creadores de contenido. También pude hablar de la importancia de las emociones y de lo importante que es “conectar” con ellos para que esa chispa sea la adecuada y les guíe hacia el aprendizaje. Para ello, lo que realmente hace potente al enfoque flipped es lo que el docente es capaz de crear dentro del aula, hacia dónde es capaz de llevar a su alumnado.

Y acabé compartiendo nuestro ABP “#GoingToWarwick”: las distintas tareas trabajadas, las propuestas de aprendizaje, los productos creados, herramientas usadas y la evaluación tanto de los aprendizajes creados, del proyecto y, como no, al docente y al proyecto.

He disfrutado de una magnífica experiencia. La primera vez que comparto y hablo sobre flipped learning fuera de España. Ha sido una oportunidad única de poder contrastar que en Italia se está creando un movimiento de cambio que va “in crescendo”, cuyas experiencias mostradas tanto en las conferencias plenarias como en los talleres son una prueba del interés y ganas del profesorado de enriquecer su labor docente para que su alumnado adquiera destrezas tan necesarias como la comunicación, colaboración, creación y pensamiento crítico.

 

Y no puedo acabar sin agradecer a Maurizio Maglioni y a su equipo la extraordinaria y exquisita atención mostradas y a Marika Toivola por su cercanía y generosidad por compartir sus inquietudes y reflexiones y con quien, espero, poder seguir en contacto en el futuro.