Flipped ClassroomLecturas

Flipped Classroom: ¿cuándo y cómo?

"La cantidad y la calidad de los materiales en el espacio grupal es clave".

Quizás en algún momento hayas sentido curiosidad por el enfoque flipped classroom y con total seguridad te hayan asaltado las dos cuestiones con las que he titulado esta entrada. Por un lado, ¿cuándo debo hacerlo? y, por otro, ¿cómo debo llevarlo a cabo? La presencia y popularidad de esta apuesta metodológica es evidente no solo entre el profesorado que accede a formaciones tanto presenciales como online, sino también en el tráfico que genera en una búsqueda en la red, alcanzando más de 17000000 de resultados. Si profundizamos un poco más, un intento en Google Scholar nos arroja 48000 búsquedas al respecto. En este sentido, encontramos una amplia y variada oferta de recursos que se presta a dar respuesta a las demandas metodológicas de los docentes que la requieren.

En una de esas lecturas que tenía pendiente tras bucear en Google Scholar, me pareció muy interesante este meta-análisis en el que se desarrollan aspectos tan importantes; por un lado, como la convenencia o no de implantar la clase inversa en determinados contextos educativos (ya escribí al respecto en esta otra entrada) y, por otro, qué elementos contextuales o situaciones deben analizarse previamente a la decisión del docente o institución educativa en implantar flipped classroom en sus clases. En especial, se adelanta que invertir la clase no ha de ser mejor que otra metodología activa, ya que han de darse una serie de factores que afectan a diferentes entornos o contextos que están alrededor del elemento más importante de toda metodología activa: el estudiante. Hablamos, por lo tanto, de un estudio detallado y pormenorizado sobre los pilares en los que fundamenta la clase inversa.

En primer lugar, el estudio señala los tres componentes o elementos que han de darse para que el profesor pueda atender, orientar y acompañar a los aprendices durante la unidad, proyecto…etc en el que el flipped classroom está presente como metaestrategia (Jon Bergmann):

  1. Los estudiantes reciben la mayor parte del contenido fuera del espacio grupal.
  2. Los estudiantes interactuan con el material de trabajo y llevan a cabo un proceso de aprendizaje activo para desarrollar la habilidades cognitivas de orden superior de la taxonomía de Bloom.
  3. Finalmente, los estudiantes completan tareas competenciales relacionadas con lo trabajado en clase para así obtener una ganancia de aprendizaje sobre el objetivo propuesto.

Para que se den las situaciones anteriores, deben tenerse en cuenta cuatro factores importantes que el profesor interesado en aplicar flipped classroom ha analizar y valorar detenidamente. Dichas categorías son las siguientes:

  1. Factores de curso y de contenido. Este primer punto está basado en los objetivos de aprendizaje que el profesor haya diseñado o planificado para un curso en concreto. Además, deberá tener en cuenta la complejidad del contenido y la relación o conocimiento que los estudiantes tienen con él. Cuando nos decidamos por una metodología en concreto (sea flipped o no), el docente ha de realizar una retrospección de lo diseñado y fijar los objetivos de aprendizaje, las destrezas y competencias de los estudiantes y qué tipo de evaluaciones se tomarán antes de decidirse por una metodología en concreto o por unas actividades determinadas.
  2. Factores situacionales. Este segundo tipo tiene que ver o bien con el centro educativo o con un Departamento determinado. Ambos están alejados del control e influencia que puedan tener tanto el profesor como los estudiantes. Un equipo educativo puede tener una influencia determinante a la hora de apoyar o reforzar la decisión de un profesor para desarrollar flipped classroom en sus clases, inclinarse por otra metodología o bien continuar con la instruccción directa como decisión pedagógica y didáctica. Aparte de estos factores, pueden darse casos de reglamento interno, condicionantes socio-económicos o modo de agrupamiento de los alumnos (distribución tradicional individual) que puedan tener su peso al apostar por una metodología u otra.
  3. Factores relacionados con los estudiantes. Puede ocurrir que haya estudiantes que estén acostumbrados a tener un rol pasivo en el aula. “Transferirles” de ese estado a otro en donde se les requiere un rol activo, productivo y cooperativo en el aula puede convertirse en una barrera para el profesor que decida aplicar flipped classroom en clase. A esto se le puede sumar las posibles escasas habilidades o competencias del alumnado para desarrollar las tareas requeridas en una secuencia didáctica flipped. Además, al tratarse de algo novedoso para ellos, los estudiantes pueden interpretar que el profesor no “está dando clase” y ello puede traducirse en una resistencia al cambio. Debemos sumar a esto, la escasa cultura de aprendizaje cooperativo, trabajo colaborativo o dinámicas de aula que invitan a los estudiantes a analizar, aplicar, evaluar y crear contenidos en tiempo real, es decir, en el aula. Los estudiantes se sentirán motivados cuando se sientan competentes.
  4. Factores relacionados con los docentes. Estos son los más importantes y los que mayor papel juegan a la hora de implantar y desarrollar flipped classroom correctamente. Ello es debido a que sus destrezas pedagógicas, de diseño y de evaluación determinarán el éxito o fracaso de la implantación del flipped classroom. Queremos decir que los docentes han de ser competentes más allá del dominio de los contenidos y aceptar transferir parte del control del proceso de enseñanza-aprendizaje también a los alumnos. Este último aspecto puede resultar desconcertante e, incluso en algunos casos, inadmisible por parte del docente. Ha de darse la teoría de la autodeterminación: un docente se sentirá motivado para emprender una nueva metodología si son competentes (el enfoque flipped está al alcance de sus habilidades), autónomos (manejan el control y son independientes en su proceso) y de relación (están conectados virtualmente a otros, aprendiendo en la red y colaborando con colegas desde cualquier parte del mundo). Se añade además que implantar una nueva metodología será significativa para el docente si este le ve el sentido y el potencial que hay detrás.

Tras analizar generalmente dicha investigación y detallar qué factores pueden influir en la decisión final del docente por el flipped classroom, he creado un mapa conceptual basado en dicho estudio y que te permitirá tener una idea más visual de los factores descritos más arriba.

Creo que tanto si estás interesado en aplicar el modelo flipped como si ya tienes experiencia en él, espero que, como previa, te sirva como referencia o bien como matriz de descriptores para tener en cuenta en la mejora de tu experiencia con la clase invertida.