HerramientasSMAR

APPS para el desarrollo de SMAR

La integración de los dispositivos móviles en el ámbito educativo debe ir acompañada de un conjunto de estrategias que definan claramente los pasos a seguir a lo largo de proceso enseñanza-aprendizaje y que debe reflejarse en la hoja de ruta del centro en lo relacionado a las programaciones anuales de centro y las de los profesores. La lectura de este artículo me ha reafirmado mi convicción del potencial de las apps en el proceso de adquisición de competencias y habilidades mediante aprendizajes activos que apuesten por ubicar al alumnado en el centro de dichos procesos. O lo que es lo mismo: salir del pozo de las habilidades cognitivas de orden inferior y trasladar la responsabilidad del aprendizaje al alumnado para que adquieran y desarrollen las habilidades de orden superior. Llegados a estas líneas, ya sabemos de lo que hablamos: el modelo SMAR de Rubén Puentedura, que nos permite usar las apps adecuadas para que potenciemos la interacción e integración de las TIC en nuestros centros.

A continuación, se muestran varias apps que pueden usarse en cada uno de los estadios del modelo SMAR y que, sin duda, nos ayudarán a ir aplicando las apps correspondientes, creando un entorno digital de aprendizaje creativo y autónomo para el alumnado.

Sustitución.

  • Creación de formularios, cuestionarios sobre “verdadero/falso” usando Google Forms.
  • Creación de pruebas de autoevaluación.
  • Uso y lectura de libros digitales para acceder a contenidos adicionales.
  • Desarrollo de la expresión escrita mediante textos, presentaciones usando herramientas como Microsoft Word, Pages, Keynote, PowerPoint, Prezi, Haiku Deck…

Aumento.

  • Usar gestores de aula que nos permitan recoger datos académicos del alumnado como hojas de cálculo o Google Formularios.
  • Apuesta por los repositorios web o alojadores de contenidos que, gracias a la web 3.0, nos convierte en autores para poder desarrollar nuestros propios proyectos educativos: iBooks AuthorNearpodGoogle for Education.
  • Ofrecer a los estudiantes un entorno en el que se trabaje un nivel superior de desarrollo de competencias: Knowji
  • Creación y desarrollo del portafolio digital que nos sirva como diario de aprendizaje del alumnado y como evidencias del mismo para los profesores: nos puede servir Google Docs.
  • Fomentemos el pensamiento crítico en el aula mediante la creación de blogs, wikis, hashtags en Twitter…etc, espacios en los que demos voz a los alumnos y reflexionen sobre su andadura durante su camino hacia el aprendizaje.

Modificación.

  • Fomentemos la creatividad en el aula, añadiendo al PLE de nuestro alumnado apps como Genial.lyPiktochart o Easel.ly.
  • El éxito en la escuela es la suma de todos: alumnado, profesorado y familias. Usemos las apps que estén a nuestra mano para contactar con ellos e involucrarles en la escuela: EdmodoClassDojo o Schoology.
  • Podemos usar los dispositivos móviles para hacer del aula un espacio vivo, flexible y abierto en el que el etiquetado en las RRSS pueden servirnos como punto de referencia en el desarrollo de actividades. Se denomina “pensamiento socializador”, aquel que reflexiona para posteriormente ser valorado: Google+, Twitter o Instagram.

Redefinición.

  • Concienciación y creación del PLE en nuestro alumnado y acercarles los aprendizajes no formales como recursos inmediatos y válidos para el desarrollo de sus competencias. El profesor como curador de contenidos, especialista en aportar no solo estrategias de aprendizaje sino herramientas para buscar, seleccionar, subrayar, escribir y difundir en la red. Propongo FeedlyPinterest o periódicos digitales creados por el alumno como Paper.li.
  • Como consecuencia de lo anterior, acerquemos a nuestros alumnos a los expertos de cada materia y que les pueda aportar aprendizajes más plurales y variados, a la vez que lo usarían progresivamente en cualquier aspecto de su vida personal y académica. Son accesibles Google Hangouts o Skype.
  • Finalmente, también deben redefinirse tanto el centro como sus agentes en un entorno conectado en red entre todos los nodos que lo componen, abandonando la estructura piramidal o jerárquica de la escuela tradicional.